07 | 07 | 2020

El capitalismo condena a los pueblos y trabajadores a la muerte.

¡Socialismo o barbarie!

51b7e5f3 ede4 4531 8a7c 6984c53c65bc

Obreros, jóvenes trabajadores, mujer trabajadora,

trabajadores migrantes, desempleados,

hermanos proletarios, camaradas:

El Comité Central del Partido Comunista de México expresa su saludo combativo a la clase obrera en ocasión del Primero de Mayo, recordando con emoción a los proletarios del Mundo y México que han entregado su libertad o vida en favor de los derechos y emancipación de nuestra clase. Rendimos homenaje a los Mártires de Chicago y a los mártires de las huelgas de Cananea y Río Blanco.

Este Primero de Mayo lo conmemoramos en las difíciles condiciones de la pandemia del Covid-19. La mayoría de los muertos son de la clase obrera y los sectores populares. Es la clase obrera también la que sufre los despidos, el ser condenada a la cuarentena con rebaja de salarios, la incertidumbre ante el hambre, el pago de la renta, los servicios básicos; la angustia ante el escenario poscoronavirus de la plaga capitalista con sus crisis económica, que ya muestra sus contornos.

 

Queremos destacar que las victimas mortales de la tragedia son responsabilidad del capitalismo, que mercantilizó la salud, que privatizó instituciones públicas de salud, que disminuyó presupuestos para ese rubro, que abandonó a manos de los monopolios la investigación científica y tecnológica. Los hospitales públicos en el abandono, sin insumos, con malos salarios y pésimas condiciones de trabajo para personal médico, de enfermería, de laboratorio, de servicios. Muchos que pudieron ser salvados mueren porqué la salud no es un derecho. En México el sistema de salud está desbordado, a punto de colapsar, mientras los hospitales privados están ahí solo para los que pueden pagar los prohibitivos precios ¿Cómo puede ser que infraestructura, personal de salud, estén ahí para beneficio de la burguesía que es una minoría, mientras la mayoría, los trabajadores, los que viven de su esfuerzo cotidiano, están a la deriva pese al gran esfuerzo del personal médico del sistema público?. Hoy es posible darnos cuenta de esa lógica inhumana del capital, pero así ocurre cada día en el sistema capitalista, y no solo con la salud, sino con todo.

-Hay quienes mueren por enfermedades curables, mientras los monopolios lucran con las patentes farmacéuticas, y condenan investigaciones al archivo por no asegurar ganancias.

-Hay quienes mueren de hambre mientras toneladas de alimentos se descomponen o son arrojadas a la basura, pues los monopolios no buscan alimentar sino obtener ganancias.

-Millones están sin trabajo, cuando puede ya reducirse la jornada laboral a 35 horas, pero a los monopolios les interesa el desempleo para asegurar mano de obra barata.

-Millones están sin techo, pero los monopolios aumentan sus ganancias construyendo obras suntuosas que solo sirven a unos cuantos.

-Millones están sin agua pero los monopolios acaparan su control y distribución.

-Millones están sin energía eléctrica, pero a los monopolios se les exenta el pago.

-Se destruye la naturaleza, se contamina el agua y el aire, porqué así conviene al capitalismo.

-El proletariado todo lo produce, pero la burguesía se apropia de la riqueza social. Es la gran contradicción entre la producción social y la apropiación capitalista o privada.

-Los monopolios con la explotación amasan superganancias, pero impera en el planeta el hambre, la miseria, la enfermedad.

-Al capitalismo le es inseparable ir de crisis en crisis, de una guerra a otra. Es un sistema de barbarie, destrucción, muerte.

Hermanos proletarios, camaradas:

Al capitalismo solo le importan las ganancias. La vida de los trabajadores, la vida de los pueblos no le importan. Nos explota y nos oprime.

Es necesario, imprescindible, urgente, poner fin al capitalismo, derrocarlo. Y los únicos que lo pueden hacer son los proletarios, la clase obrera. Los trabajadores tienen la misión histórica de sepultar al capitalismo y construir la nueva sociedad, el mundo nuevo.

Con el poder obrero, la dictadura del proletariado, se construirá el socialismo-comunismo, donde a través de la socialización de los medios de producción concentrados, el control obrero, la planificación central de la economía se dará la satisfacción de las necesidades sociales y quedará atrás la explotación, la opresión, la infelicidad.

Y eso es lo que los proletarios de México y el Mundo tienen que elegir: ¡Socialismo o barbarie!, y actuar en consecuencia.

Camaradas:

Como en todos los países capitalistas -cualquiera sea su forma de gobierno- en México, López Obrador, frente a la pandemia, abandona a los trabajadores y sectores populares a su suerte, y adopta medidas para auxiliar a los monopolios, a los que sirve con obediencia.

Resultado de la crisis económica del 2008 se adoptaron medidas antiobreras en la legislación, que precarizan cada día más la fuerza de trabajo. Se redujeron drásticamente nuestros derechos laborales conquistados a lo largo de más de un siglo de dura lucha de clases; se perdió la jornada de 8 horas, y se disminuyó el poder adquisitivo. Los capitalistas, los monopolios buscaron cargar sobre nuestras espaldas los costos de aquella crisis.

Ahora buscan lo mismo, que nosotros paguemos los platos rotos, mientras el capital no pierde nada en sus ganancias.

Y todavía el Gobierno de Obrador da a los representantes de los monopolios, las cámaras patronales un voto de confianza para que sea “su buena voluntad” la que impida que reduzcan los salarios o despidan a miles, a lo que responden con despidos y reducción salarial, porqué lo que priva es su interés de clase.

Dicen los dueños del capital que ellos mantienen a los trabajadores: ¡Mentira! Y esos parásitos lo saben. Su dinero por sí solo, ahorrado, no genera ganancias. Para aumentar las ganancias es esencial el trabajo asalariado.

Esencial es el petrolero, el electricista, el obrero industrial, el trabajador de la construcción, el estibador o el transportista. Esencial es el minero, el trabajador de la educación y la salud, el despachador. Esenciales son los trabajadores migrantes, la mujer trabajadora, los jóvenes trabajadores. Esencial es el proletariado, y la burguesía sobra: mientras nada se mueve sin las fuerza del trabajador, mientras no se crea ganancia sin la explotación del trabajo asalariado, la burguesía sobra, pues las fábricas, la industria pueden funcionar sin ella.

Y encima nos piden más sacrificios, que agachemos la cabeza frente a las medidas que la burguesía y su junta de administración toman en contra nuestra. Con el cuento de la unidad nacional nos quieren someter, que apretemos más el cinturón, que no protestemos, que no nos rebelemos.

Camaradas proletarios:

Es necesario organizarse y luchar. El Partido Comunista de México, partido de la clase obrera, dispuesto a luchar en todas la condiciones, te llama a alzar el puño, mantenerlo en alto para las nuevas batallas que vienen, para enfrentar las agresivas medidas que preparan los capitalistas en contra nuestra. El capitalismo está en proceso de una nueva y profunda crisis económica de sobreproducción y sobreacumulación, los tiempos que vienen serán de más lucha. Llamamos a fortalecer con una orientación de clase los  sindicatos y acentuar el conflicto obrero-patronal, el choque clase contra clase, para enfrentar la ola de despidos que ya se está en curso, la carestía de la vida, etc. Sobre todo te llamamos a conquistar el mundo nuevo del poder obrero y el socialismo-comunismo.

¡Proletarios de todos los países, uníos!

 

El Comité Central del Partido Comunista de México

@comunistamexico
La red comunista

El Comunista

 Federación de Jóvenes Comunistas

PCM FB
Noticia del canal electrónico no encontrada